martes, mayo 02, 2006

La cocina inglesa (I)

Cuando Chirac, resentido porque Blair se negaba a renunciar al cheque británico durante una de las últimas cumbres europeas, afirmó que no se podía confiar en un pueblo cuya comida era tan mala, estaba voceando un tópico bien extendido por todo el continente, y mucha gente se sonrió. La cocina británica, en efecto, tiene fama de ser bastante mala, y desde luego no voy a afirmar que sea infundada. Pero no es tan pobre como la mayoría de la gente piensa, y muchos de sus platos pueden resultar deliciosos. En esta anotación y en las siguientes me gustaría dar a conocer lo que sé de la gastronomía británica (que no es mucho, me temo), y tratar de lavar un poco su reputación.

La cultura culinaria de los británicos es más bien pobre, es cierto. Sus hábitos alimentarios son bastante mejorables. Pero es injusto despreciar sin más su gastronomía. En primer lugar, desde hace varios años el buen comer se ha puesto de moda. Los británicos son muy aficionados a ir a cenar fuera de casa, y Londres y otras ciudades como Bristol cuentan con una oferta de restaurantes más que respetable. Hace un año un restaurante inglés fue votado el mejor del mundo en una prestigiosa competición mundial, en cuya lista de finalistas figuraban un buen número de establecimientos británicos. Este año el mismo restaurante, The Fat Duck, ha quedado segundo (detrás de El Bulli del genial Ferrán Adrià). En 2001 fue también nombrado restaurante del año por la guía Michelin.

En segundo lugar, el mismo arte de cocinar se ha ganado últimamente el interés de los británicos. Distintos chefs estrella como Jamie Oliver, Gary Rhodes, Nigella Lawson o Gordon Ramsay compiten en popularidad y ventas de sus respectivos recetarios. Casi todos los dominicales de los principales periódicos cuentan con su sección de gastronomía, en la que publican recetas tirando a sofisticadas. Posiblemente la mayoría de la gente lo único que hace es leerlas, salivar, recortarlas, meterlas en el cajón y no cocinarlas jamás (yo uno de ellos), y lo mismo con los libros de recetas. Pero la gente que sí que se anima a ponerse con las manos en la masa encontrará en los supermercados y tiendas especializadas un abanico de ingredientes de calidad digno de admiración (aunque a un precio). La gastromía es negocio en el Reino Unido.

Se me podría arguir que sí, que vale, que los británicos quizás ahora se preocupan por comer mejor, pero que para ello han tenido que recurrir a las especialidades de otros países y culturas. Esto es cierto: han adoptado muchos platos provenientes de las cocinas italiana, india o china, por poner tres ejemplos. Pero también la misma cocina británica está beneficiándose de un renacer. En los últimos años se han puesto de moda los pubs que sirven platos típicos británicos "de calidad". En Bristol hay unos cuantos de ellos: Picture House, Tinto Lounge y The River son quizás los más recomendables.

La cocina inglesa (dejaré de hablar de británica, ya que no sé mucho de las variedades escocesa o galesa) es poco sofisticada. Nada que ver con los refinamientos de la francesa o la japonesa. Aunque en realidad esto no tiene por que ser un handicap: muchos platos españoles no son precisamente alardes de sutileza (una fabada), sino que triunfan por su combinación de ingredientes deliciosos de muy buena calidad. Con las especialidades inglesas no tiene por qué ser distinto: siendo exigente con las materias primas y cocinándolas con destreza se puede dar lugar a platos deliciosos, y de esto puedo dar fe.

Para dejaros con la intriga y no extenderme demasiado lo voy a dejar aquí por hoy. En mi próxima anotación hablaré de las especialidades de cocina inglesa más típicas, al menos aquí en el sur del país.

Más información: El mejor restaurante del mundo (Parquestrit)

10 comentarios:

Jörg dijo...

Me trasladé a vivir a Londres en el año 2001 y ahora mismo vivo a caballo entre Londres y Málaga. Cuando llegué una de las cosas que me sorprendió gratamente fue la calidad de la comida y el servicio en los restaurantes. En mi opinión, la cocina inglesa, hoy en día, no tiene nada que envidiar a la francesa.

He cenado en el restaurante de Gordon Ramsay en Claridge´s y tengo que decir que fue una de las mejores experiencias culinarias de mi vida.

la calidad y variedad de los alimentos que se pueden comprar en supermercados como Waitrose no tiene parangón con ningún otro establecimiento que yo haya conocido en el resto de Europa. Por esta razón no entiendo las quejas de muchos extranjeros residentes en Londres que no dejan de repetir lo mala que es la comida. A lo mejor lo que les pasa es que no van a los sitios adecuados.

Juan Villamota dijo...

Hombre la mala fama de la cocina inglesa tiene parte de justificación. En el Reino Unido no hay el culto hacia la comida que hay en Francia o en Italia (o, en menor medida, en España), y las costumbres culinarias del "pueblo llano" son bastante más toscas.

Sin embargo, como bien dices si uno se lo propone es posible disfrutar de la mejor comida, tanto en oferta de ingredientes en los principales supermercados como de restaurantes.

Nacho dijo...

Pues yo soy de los que piensa que la comida inglesa no puede llamarse comida, al menos pormi experiencia allí.
Saludos.

Xesús Fraga dijo...

Es cierto que hasta ahora en el Reino Unido no ha habido ese, llamémosle culto, a la comida, pero en los últimos años han hecho muchos progresos.
De todas formas, creo que la crítica sistemática a lo que se come en Inglaterra es, cuando menos, injusta. Es probable que muchas de estas opiniones se hayan formado en viajes a grandes ciudades, donde suele ser difícil encontrar buena relación calidad-precio, o de estudios.
Creo que las empanadas, los embutidos frescos, las hortalizas o los quesos no desmerecen a ningún otro país. La repostería, la bollería y el chocolate mantienen un buen nivel. Y ya no hablo de las incorporaciones culinarias de otras culturas.
No sé de qué especialidades hablarás en el siguiente post, pero, por si acaso, yo propongo tres favoritos: jacket potatoes, chicken kiev y apple crumble.

(Por cierto, el libro te lo mando esta semana).

Be dijo...

Jörg, tu experiencia es un poco especial y creo que no es generalizable: en tu casa sois unos sibaritas increíbles, y podeis pagarlo.

No sólo vale que exista "El Bulli" para que la cocina española sea buena. También cuenta que en las casas de la gente se come bien y variado.

La sección de congelados de los supermercados ingleses es una muestra de lo que es la cocina real. El shepard's pie puede ser un playo muy rico pero casi nadie lo hace casero, si total Tesco te lo vende hecho. ¿Y las latas?

Yo noto 3 carencias en la cocina británica, aparte del exceso de comidas precocinadas:
1. El aceite de oliva. Solo se usa para las ensaladas por el precio y porque hay tradición de usar otro tipo de grasas cocinando.
2. Vegetales de calidad. Reciben productos de muchos países (España por ejemplo) y por eso a veces hay suerte, pero para mí los tomates por ejemplo son generalmente insípidos. Además es caro.
y 3. El pescado. Exceptuando en alguna pescadería japonesa, no hay manera de comprar pescado en condiciones.

Eso, y que lo cocinan todo hasta que ya no sabe a nada.

Eso sí, algunos platos de Jamie Oliver o Nigella Lawson (son los que yo he probado) son espectaculares, precisamente porque se han abierto a las cocinas de fuera. Hice un par de cosas muy ricas siguiendo sus recetas, pero no las he podido repetir en España por falta de ingredientes. Y la repostería en plan tartas y dulces es sensacional.

chocoadicta dijo...

Yo creo que es cierto que no hay un culto a la comida desmesurado. La mayoría de los ingleses que conozco comen cualquier cosa por comer y no comen mejor porque no quieren no porque no puedan...
Es más, no sé en otras partes de Inglaterra pero aquí en Yorkshire hay un listado de carnes al horno y postres varios tradicionales interesante, y adoro el sunday roast... :).

Juan Villamota dijo...

El chicken Kiev en rigor no es una especialidad inglesa: mirando ayer en la wikipedia dice que es un plato de procedencia ucraniana. Respecto a los jacket potato, no soy un gran fan. Desde luego pueden estar muy ricas pero como especialidad culinaria no es algo muy elaborado.

Lo de los postres es cierto: son fantásticos.

Respecto a lo que cuenta Be, no estoy tan de acuerdo con el punto 1. Desde luego, el aceite de oliva es muy bueno, pero creo que hay cierto fundamentalismo en torno a él. Tenía un amigo italiano que cocinaba todo con aceite virgen, lo cual es una tontería: hay cosas, como el bacon, que quedan mejor en mantequilla. Pero es cierto que es difícil encontrar variedad de pescado y tomates que sepan a algo.

Y una cosa curiosa que me han comentado por aquí: según se sube hacia el norte de inglaterra, la gente come peor y menos sano. Quizás chocoadicta me podrías confirmar si es verdad o no.

Be dijo...

El aceite de oliva no es necesario para todo, cierto, pero para muchas cosas básicas sí: una tortilla de patatas (a mí me gusta con las patatas doradiiiitas) con el precio del aceite en Inglaterra es casi un producto de lujo.

Estoy de acuerdo, Villamota, usar aceite virgen para todo es una barbaridad.

Anónimo dijo...

yo solo vusco informacion para un trabajo de cono pero yo no me iria a vivir alli porque hay muchos ladrones y es una ciudad de vandalismo

Anónimo dijo...

He estado tres veces 3 veces de vacaciones en Inglaterra de vacaciones en verano y la comida nativa que mas me gusto fue el desayuno,y unos gambones cocidos a los que podias poner varias salsas ligeras. Los vendian en carritos en el puerto de Folkstone en el canal, y estaban frescos y baratos.Con una cerveza fresca estaban muy bien.