miércoles, mayo 17, 2006

Cocina inglesa (y IV): Postres

Con un poco de retraso desde la última entrada concluyo esta saga sobre los platos más destacados del firmamento gastronómico inglés. Y me voy con un dulce sabor de boca: hoy hablaré de los postres.

La cocina de los ingleses no es particularmente conocida por sus dulces. Es raro, porque es en los postres en donde el saber culinario de este pueblo muestra una variedad y una riqueza ausentes por completo en su repertorio de platos principales. Suelen ser recetas poco sofisticadas, pero al revés que en otros platos, los ingleses realmente han dado el clavo en los postres, encontrando la manera de sacarle el mayor partido a los ingredientes y las preparaciones más sencillas.

Es interesante mencionar algo de vocabulario. La palabra pudding se suele utilizar para referirse a los postres densos y cremosos. Los sponge cakes son los típicos bizcochos, secos y esponjosos. Pie se usa para los pasteles como el de manzana, hechos con un relleno cubierto de masa quebrada u hojaldre. Cake suele usarse para los pasteles más historiados, con rellenos de crema, coberturas de merengue y demás sofisticaciones. A estos se unen la serie interminable de vocablos de origen principalmente francés, que se utilizan principalmente para referirse a las especialidades traídas de otros países: gateaux, tortes, profiteroles, etc.

Algo chocante de los postres ingleses es que no se suelen tomar fríos, sino templados o incluso calientes. Un acompañamiento muy habitual son las natillas (custard), que se suele echar calientes sobre el pudding o cake. Otras veces se suele emplear crema butterscotch , nata o helado.

El la empresa donde trabajaba en Maidenhead, hace un par de años, teníamos una cantina donde tuve la suerte de probar numerosísimos postres típicos ingleses. Desgraciadamente, se me han olvidado muchos de ellos, pero hay unos cuantos de los que sí os puedo dar cuenta, bien porque son bastante típicos y fáciles de encontrar en todos lados, bien porque estaban tan ricos que se me quedaron flambeados en la memoria. Ahí van:

Bread and butter pudding: Ahora pensando quizás debería haber mencionado éste en los comentarios de la anterior entrada, donde Di nos preguntaba sobre nuestros placeres culinarios ingleses prohibidos. El bread and butter pudding posiblemente no sea el mejor de los postres ingleses, ni tampoco uno de los más sanos, pero es uno de mis favoritos. Consiste en trozos de pan de molde con uvas pasas empapados en una mezcla de huevo y leche y pasados por el horno (receta).

Crumbles: El crumble es un postre muy tradicional. Consiste en una base de fruta azucarada con una corteza de masa crujiente parecida a galleta. Al servirse en platos individuales, esta corteza se hace migas, mezclándose con la fruta y las natillas. Este postre está muy extendido y casi todos los pubs suelen tenerlo en el menú (receta).

Sticky toffee pudding: Otro de mis favoritos. Es un bizcocho empapado en jarabe de toffee y, como dice el nombre, muy pringoso. Es también muy dulce, con un regusto a caramelo. Suele servirse acompañado de crema butterscotch. Imprescindible tomarse con un vaso de agua a mano. Es también otro habitual en las cartas de los pubs (receta).

Queen of puddings: Este postre es algo sobrenaturalmente delicioso. Desgraciadamente, no es tan fácil de encontrar, de modo que no he tenido muchas oportunidades de tomarlo. Está hecho con un bizcocho cremoso embadurnado de mermelada y coronado con merengue (receta).

Por supuesto, podría mencionar muchos otros postres y dulces ingleses dignos de nuestro paladar (y caries), como el christmas pudding (y demás dulces navideños), el fudge, el carrot cake y muchos otros.

Y con esto termino esta pequeña serie sobre la gastronomía inglesa. Como decía en la primera anotación, es cierto que la cocina tradicional inglesa no puede competir con otras como la francesa, la española o la italiana, y la cultura culinaria de los ingleses deja bastante que desar, pero eso no significa que la gastronomía británica merezca las mofas y el oprobio a los que se le suele someter. En Inglaterra, si se pone interés, se puede comer muy bien.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

el carrot cake se sale...y si entras al Marks & Spencers a dnd estan los desserts..Mmmmm...pufff..buenisimoscasi todos!! menos los de rhubarb q no me gustan nada....eso sí, un poco carillos lo del m&s.
un saludo!
Daniel Sempere

Di dijo...

Yiam yiam.....que hambre!!!!!!

Nacho dijo...

En mi restaurante en Eastbourne preparaban el Bread and butter pudding de vez en cuando y le ponían también canela. Nunca lo llegué a probar, no soy de postres, pero olía muy bien.
Saludos.

Xesús Fraga dijo...

99 flake forever!

Jörg dijo...

Mi postre favorito es el Crumble, sobre todo con custard. Por otra parte no me gusta nada el Christmas Pudding, sabe demasiado a alcohol..

Juan Villamota dijo...

Pues Xesús precisamente hace unas semanas ha comenzado la temporada de ice cream vans y sus melodías hamelinescas.

marijelo dijo...

A mi la musiquita de las furgonetas de helados me hace pensar en peliculas de terror basadas en novelas de Stephen King.
Antes, cuando trabajaba en Aztec West, esperando el autobus en la desierta parada del desierto barrio estilo Bradley Stoke, siempre podia escuchar la musiquita lejana de la furgoneta de los helados... Una furgoneta que atrae a niños y (imaginad una posible novela de Stephen King) hace desaparecer a todos los que se acercan a pedir un cucurucho.. Cha-chaaaan!!!! (musica de misterio)

Xesús Fraga dijo...

Los helados me gustan, claro (podemos considerar el baked alaska como un postre inglés? por lo menos salía en una de las historias de Paddington), pero para mí son la excusa para poder comer el flake! Y coincido con jörg: el crumble con custard se sale. Estoy deseando tener horno otra vez para hacerlo...

borja dijo...

Sí, sí, coincido co Jörg y con xesús, el crumble con custard es sin duda el ganador! A mí me encanta sobre todo el de manzana. Aún recuerdo la primera vez que mi hermano y mi padre vinieron a visitarme. COmo tenían la imagen típica de la comida inglesa los llevé a un pub y tomamos roast beef y aple crumble con custard, al acabar la comida no podíamos ni movernos!

Roger dijo...

Increíble trabajo. Jamás pensé que la cocina ingles a diera para 4 posts!

Carolina dijo...

Hola Juan, excelente trabajo en tu blog, y te lo digo con toda sinceridad, soy venezolana y vivo en inglaterra y realmente mi opinión es la misma. Te puedo enviar mas datos reales de inglaterra, estoy haciendo este nuevo blog y te voy añadir en mis archivos.
gracias por este trabajo....
Carolina Alsop

Iria dijo...

Yo recuerdo en mi colegio, Moor Parck que los postres eran lo mejor, siempre calientes y perfectos de dulces. Recuerdo uno que era como un crumble pero de frutos del bosque que me se me saltaban las lágrimas...hay si tuviese en mis manos esa receta...

aarellano_padilla@hotmail.com dijo...

hola
soy estudiante de gastronomia en mexico y me gustaria saber cual fue tu fuente para este articulo ya que me encargaron una investigacion sobre la reposteria inglesa, y tu articulo me sirvio como punto de partida.

agradeceria tu respuesta

Alexandra Arellano