martes, junio 12, 2007

Conversaciones de oficina

La vida es más dura en España ahora que cuando me fui del país hace varios años.

Es, en efecto, un país más competitivo. Lo mismo que el inglés ya se da por sentado y la gente está empezando a estudiar francés o alemán, ya no basta con cultivar semanalmente una vaga noción de lo que ha pasado en la jornada futbolística, echando un vistazo superficial a los periódicos o poniendo la oreja a lo que se comenta a tu alrededor. Ahora, para poder participar en las conversaciones de a la hora de comer, tienes que ser capaz también de mantener el tipo cuando la gente se pone a hablar de la actualidad de la Fórmula 1. Maldito Alonso. A este paso voy a echar de menos las insufribles peroratas sobre rugby del galés de mi anterior empleo.

9 comentarios:

Lu dijo...

Bienvenido al pais donde ahora sólo se habla de formula 1, si vives en valencia ni te cuento; donde el deporte nacional de los funcionarios es el escaqueo, y de los no funcionarios, donde la gente se va a marina d´or a veranear como si fuera lo mas! y miles de cosas mas que hacen que los ingleses parezcan incluso normales :p

El Ratón Caramelón dijo...

La formula 1 no cierra por vacaciones y ahora que la liga está expirando, toca ponerse a ver los coches.

Di dijo...

Quién es Alonso?
ja ja ja...es broma.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Estoy contigo. Prefiero mil veces hablar de rugby. Me repatea la moda interesada de la Fórmula 1. Ahora resulta que todo el mundo es experto. Anda ya.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Y todo por culpa del chupa-chups ese (piquiñín... y cabezón).

marijelo dijo...

Ah, ¿que el tío éste que conduce también anuncia chupa-chups?

Sirventes dijo...

No te preocupes hombre. La F1 es como jugar al Scalexctic pero más caro. Di un par de cosas como "Los bridgeston van mejor en temepraturas bajas" o Los circuitos rápidos benefician a los Williams" y se acabó. Al fin y al cabo, nadie va a entender lo qeu eso significa. Y si no, dices que está overrated y punto.

Nada va a ser más complicado que intentar meterse en una conversación del Cinco Naciones, o peor, cuántos innings sacó Panessar o cuánto le duró la resaca a Flintoff o el campeonato del mundo de dardos... a que tengo razón

Jorge dijo...

Desde que Hamilton ha llegado a la F1 la gente en el Reino Unido habla más al respecto. Por supuesto a los feroces medios británicos la polémica entre Hamilton y Alonso es como agua del cielo ahora que la liga de fútbol inglesa ya se ha terminado.

Al final como gran parte del mundo del deporte es todo una cuestión de marketing.

Nacho dijo...

Yo, a pesar de que soy seguidor de la Fórmula 1 desde los tiempos de Prost, sigo sin entendeer cómo los neumáticos pueden determinar el resultado de una carrera.
Siempre lo comparo con las zapatillas de un atleta, y no creo que un blanco sea capaz de ganar a un etiope una carrera de 10.000 por calzar mejores zapatillas. Pues en la Fórmula 1 me pasa lo mismo.
Saludos.