miércoles, junio 13, 2007

Tony Blair sobre los medios

Apenas le quedan dos semanas como Primer Ministro del Reino Unido, pero Tony Blair parece que va a dar guerra hasta el final (aparte de la de Irak). En un discurso (en inglés) pronunciado ayer en la sede de la agencia Reuters en Londres, Blair denunció la deriva que, durante los últimos tiempos, los medios de comunicación de su país están experimentando hacia el sensacionalismo y la crítica destructiva.

Blair ya había manifestado en el pasado su antipatía hacia los medios, pero posiblemente esta sea la crítica más consistente y explícita que ha hecho contra ellos. Es fácil caer en la tentación de tachar lo que pueda decir el Primer Ministro de simple expresion de despecho por la crítica sin tregua que ha tenido que sufrir desde que cayó en desgracia por la guerra de Irak. Es irónico, también, que quien ahora se rasga las vestiduras sea quien, en sus comienzos como presidente del gobierno, buscase con tanta ansia ganarse su favor, obsesionado en controlar como fuese la agenda informativa (un estilo de gobierno bien ilustrado por la película "The Queen").

A pesar de todo esto, lo que argumenta Tony Blair no tiene desperdicio, y el discurso es muy recomendable de leer. Su tesis viene a ser que, ante la evolución de las telecomunicaciones, que ha hecho que el público demande cobertura de noticias durante las 24 horas y que ha convertido la información en mera mercancía genérica, los medios de comunicación se sienten acosados por la competencia y se ven obligados a mantener su menguante audiencia potenciando la opinión y el análisis y publicando historias impactantes y escandalosas. Esta estrategia, afirma Blair, ha sembrado la desconfianza en la opinión pública hacia la clase política, sobre la que se leen y escuchan diriamente acusaciones graves y dramáticas.

Mis pobres dotes de síntesis hacen que esto suene espeso y aburrido, pero en realidad el discurso es muy fácil de leer. Está escrito con un un lenguaje sencillo, conciso y directo, sin mareos de perdiz ni la típica charla insustancial de los políticos, y expone ejemplos concretos muy interesantes, extraídos de su trayectoria como primer ministro. Muestra un fervor y unas ganas de convencer que, a estas alturas, siguen conmoviendo. Acostumbrado a escuchar las charlas vacías de contenido de los políticos españoles, escuchar a Tony Blair hace que uno se muera de envidia. Ojalá en España tuviésemos un político la mitad de capaz que él (y a ser posible, también la mitad de mentiroso o menos).

Enlaces:
Discurso de Tony Blair (BBC) (en inglés), Blair acusa a los medios de comunicación de destrozar la reputación de las personas como bestias salvajes (El País)

2 comentarios:

El Ratón Caramelón dijo...

A mi me parece un buen politico, pero con la guerra de Iraq se colmó. Aún siendo un poco fullerete, les da sopas con ondas a los políticos españoles...

Yo cada día estoy más alejado de la política porque me cansa ver siempre a los mismos con el mismo rollo.

Nacho dijo...

También en Inglaterra matan siempre al mensajero.
Lo más grave es lo que dijo sobre restringir la libertad a los medios de internet. Peligroso. Hoy empezamos por la red y mañana acabamos por los medios tradicionales. No a la censura.
Saludos.