miércoles, julio 12, 2006

Sobre dos ruedas

Esta semana leía en elpais.es este reportaje sobre el atraso de Madrid (extensible a la mayoría de las ciudades españolas) a la hora de popularizar la bicicleta como medio de transporte. Las reticencias de las autoridades madrileñas y de la población de la capital a la hora de apostar por este modo de transporte son un bochornoso signo de subdesarrollo. Recuerdo como, en un interraíl que hice hace diez años, me maravillaba de lo en serio que en casi todas las ciudades europeas que visité se tomaban este medio de transporte, equipando extensas redes de carriles bici. En Copenhague incluso me encontré con una curiosa iniciativa: el ayuntamiento había repartido por la ciudad puestos de préstamo gratuito de bicicletas, que podían ser liberadas de su anclaje insertando una moneda, como los carritos de los supermercados. Recientemente, en una visita a Berlín, observé que allí tenían en marcha un esquema similar: por las calles se podían encontrar unas aparatosas bicicletas, disponibles para ser alquiladas mediante el teléfono móvil.

En Madrid, sin embargo, desde que tengo uso de razón no se ha tomado ninguna medida seria para fomentar el uso de la bici. Y es una lástima: con su clima predominantemente seco y la ausencia de grandes pendientes, es una ciudad que podría ser muy acogedora para el ciclismo. El único punto negativo que veo es la agresividad de la conducción madrileña, que seguro que asustaría a no pocos.

En el Reino Unido, la bicicleta quizás no esté lo extendida que está entre otros países europeos pero es definitivamente una opción seria de transporte. Hace poco, el nuevo líder de los Conservadores británicos, David Cameron, en una eficaz jugada mediática apareció fotografiado en todos los periódicos montado en una bici en su trayecto de todos los días desde su casa en Notting Hill hasta el Parlamento (después se supo que detrás iba el coche con su chófer llevándole el maletín y los zapatos).

En Bristol hay carriles bici habilitados en tramos de las principales calles, y se ve a mucha gente haciendo uso de ellos. En mi trabajo hay mucha gente que va a la oficina en bicicleta. Y no estoy hablando de los más jóvenes; varios de los jefes se ponen el mallot todos los días del año y pedalean varios kilómetros haga frío, calor o lluvia. En España esto sería considerado una conducta excéntrica.

Por mi parte, he de reconocer que voy en coche. Desgraciadamente no tengo sitio en mi piso donde guardar la bici; aunque he de admitir que aunque lo tuviese posiblemente sería demasiado perezoso para hacerme veintipico kilómetros diarios entre ida y vuelta. No creo que se trate de ser un fanático de este medio de transporte y renegar del coche. Al contrario, lo que habría que hacer es dejar el coche para los trayectos medios y largos y usar la bici para los desplazamientos cortos, aquellos para los que andando se tarda demasiado. No sólo es una manera mucho más razonable de hacer ejercicio que apuntarse un gimnasio: se ayuda a descongestionar la ciudad y se ahorra dinero en gasolina. Algún día la gente se dará cuenta de esto en Madrid, y la ciudad se volverá un poquito más habitable.

3 comentarios:

Cooler King Hilts dijo...

Hi Villamota,

British cycle lanes can be great, but not always!

Check out these small, narrow or crazy examples all over the country!

http://news.bbc.co.uk/1/hi/in_pictures/4794198.stm

http://www.warringtoncyclecampaign.co.uk/facility-of-the-month and check the archive

Cooler King Hilts

Nacho dijo...

Discrepo de ti sobre lo de las cuestas de Madrid. Puede que no tenga grandes pendientes, pero es una cuesta permanente. La castellana, Alcalá Ríos Rosas y sus paralelas... No es Londres, Amsterdam, Brujas... Por eso, además de por el tráfico madrileño y la falta de carriles bicis nocreo que sea sencillo que los madrileiños usemos la bici como medio de transporte.
Saludos.

Di dijo...

Pues Paris por ahi le va a Madrid en cuanto a polucion, cuestas y conductores bordes, y ali la gente SI que usa la bici (algunas, con faldita, tacones y manteniendo ese chic y ese je ne sais quoi...misterios de la vida, sigh)
Yo creo que el hecho de que ni hasta los adolescentes vayan al instituto en bici demuestra lo mal que andamos en espan/a a nivel bici.....