viernes, abril 21, 2006

Feliz Cumpleaños

Hoy es el 80º cumpleaños de la Reina Isabel II de Inglaterra. Desde hace unos días esta noticia ha figurado prominentemente en los medios de comunicación británicos, que se han hecho eco de la sucesión de actos celebratorios, algunos de ellos algo pintorescos.

La Reina de Inglaterra es muy respetada en el país. El motivo es su admirable discreción y sobriedad. Durante los años de su reinado ha logrado mantener un perfil público intachable y falto de estridencias. En un país con una inmisericorde prensa amarilla que durante años se ha dado un festín con los múltiples escándalos que han perseguido a otros miembros de la Familia Real, es un mérito sorprendente. En estos últimos años dicho acoso ha remitido, y la Reina está recogiendo los frutos de su impecable trabajo en la forma de una sólida estima por parte de la población.

La relación de los británicos con su monarquía es muy peculiar. El Reino Unido es la monarquía por antonomasia. Una gran parte de las principales tradiciones e imágenes que contribuyen a la mitología nacional británica están íntimamente relacionados con la monarquía. Quizás por eso el sentimiento republicano es ínfimo en la población, aunque al mismo tiempo, paradójicamente, la institución monárquica es vista con fenomenal indiferencia por ésta. Por ejemplo, la reciente boda de el Príncipe de Gales con Camilla Parker-Bowles recibió menos atención en el Reino Unido que la que algo así hubiese tenido en España. La monarquía británica también carece de esa especie de manto protector del que disfruta la española. Mientras que en España raramente se divulgan en los medios de comunicación noticias negativas o críticas del Rey o de otros miembros de la Casa Real, en el Reino Unido no hay absolutamente ningún tabú o complejo al respecto. Hoy precisamente, en el Guardian, se puede encontrar el siguiente artículo en el que se cuestiona el futuro de la institución. Dichos alegatos sobre lo arcaico que supone seguir manteniendo la monarquía son bastante frecuentes en medios políticos y periodísticos.

"La última campaña del Príncipe Charles busca volver a popularizar la carne de carnero (mutton) en la dieta del país. Mientras se limite a temas como este, todo el mundo sentirá alivio". Un comentario tan desdeñoso sobre el heredero del trono (visto en el Economist hace unas semanas) sería impensable en España. La popularidad del Príncipe de Gales es bastante baja entre los medios de comunicación y los políticos del país por culpa de su costumbre de airear en público controvertidas opiniones sobre temas políticos, medioambientales y hasta de índole médica. Recientemente se vio envuelto en un escándalo por motivo de la publicación de extractos de su diario en los que se quejaba de su condición de "disidente" político. Quien sabe si la tolerancia de los británicos por la institución monárquica seguirá intacta cuando Charles acceda al trono.

Más información: The Queen at 80 (BBC), Special Report: The Monarchy (The Guardian), Por fin se casan (Parquestrit)

5 comentarios:

Be dijo...

Villamota, yo viví en mis carnes los estragos del Golden Jubilee, el 50 aniversario de su reinado, y la verdad es que lo pasé genial. Conciertos a montones, para empezar, y en el metro de Londres regalaban "roses" (o eran "heroes"?) a puñados, tan a lo bestia que tuvimos reservas de chocolate en casa durante meses.

Juan Villamota dijo...

Yo me escapé del país aprovechando el bank holiday extra que daban...

Be dijo...

Y me pasó una cosa muy curiosa: me dio la primera y única insolación de mi vida. Soy española, morena, adicta al sol y a la playa, y me da una insolación en Londres por pasar el día pateando la ciudad. Surrealista.

Juan Villamota dijo...

Yo también me he pillado fenomenales insolaciones en Inglaterra... Debe de ser la falta de costumbre.

Nacho dijo...

La verdad que a mi su graciosa majestad me cae simpático. Su familia no. Igual es que soy un poco británico, no sé.
Saludos.