miércoles, febrero 02, 2005

Urbanistas locos en el Reino Unido



Una de las características más irritantes de las ciudades y pueblos británicos es la aversión que tienen sus habitantes hacia las calles rectas. En la mayoría de las ciudades europeas en las que he estado el trazado urbano suele aspirar a ser lo más cercano posible a una rejilla, con las calles cruzándose unas a otras perpendicularmente. Incluso allí donde esto no es posible, como por ejemplo el centro de Madrid (y me imagino que el casco viejo de la mayoría de las ciudades), los segmentos de calle entre bocacalle y bocacalle suelen ser rectilíneos.

En el Reino Unido no es así. Incluso en los pueblos de reciente construcción, donde no hay la excusa de partir de un trazado urbano antiguo sin planificar, las carreteras tuercen y serpentean sin motivo aparente. Abundan los crescent o crecientes: calles que parten de una principal, discurren en curva y se reincorporan a esta poco después. Con razón los británicos hablan mucho de cómo los romanos trajeron a Britania las "carreteras rectas". Desgracidamente no supieron implantar el concepto bien en las mentes de sus habitantes.

Parece todo obra de un urbanista loco. Conducir por un barrio que no se conoce se convierte en un desafío a la orientación y a la paciencia. La única ventaja que se me ocurre es que esto obliga a los conductores a circular más despacio, no sólo por la prudencia necesaria al ir negociando las curvas sino también porque hay que parar cada pocos minutos a mirar el plano y rascarse la cabeza.

1 comentario:

Di dijo...

Yo siempre he pensado que la razon es que a los ingleses no les gusta vivir en calles pricipales.Las constructoras, por tanto, construyen barrios en los que de una sola calle principal salen ramificaciones de calles que terminan en callejones sin salida. Es verdad que en Bristol te asombras de la tranquilidad y el silencio que se disfruta en calles muy centricas al lado de una calle principal ruidosa......
La contrapartida es que se montan unos atascos caoticos y que el transporte publico no pueda prosperar, ya que las lineas de autobus qe van a los barrios residenciales dan unas vueltas tremendas con tal de pasar por cuantas mas calles mejor...