viernes, mayo 18, 2007

La patata de la juventud

Mis primeros días en España me están deparando joyas como la que muestra esta foto:

La patata de la juventud

Al margen de lo impagable de que la bolsa esté decorada con la foto de los hijos del propietario de la fábrica de patatas (es un suponer), algo que me llama la atención es lo distinto que es el enfoque en España y en Inglaterra al vender productos de alimentación de "pequeña escala".

Mientras que en España hay un nicho muy respetable para comestibles de producción local, como las patatas fritas de la foto u otros productos básicos como el pan de molde o las galletas, que se pueden encontrar en grandes superficies como Carrefour, en Inglaterra casi todos lo que se vende en supermercados o tiendas de barrio son o bien artículos de marcas conocidas o bien marcas blancas. No tengo mucha idea del funcionamiento de la industria de la alimentación, pero sospecho que es a través de estas marcas blancas que la industria local británica pequeña y mediana vende sus productos.

Al mismo tiempo, me da la impresión de que en el Reino Unido la industria alimenticia "independiente" es mucho más dinámica y ambiciosa que en España. Continuamente surgen proyectos con vocación de crecimiento. Marcas como Innocent han logrado hacerse con el 62% del mercado de smoothies en menos de diez años desde su lanzamiento (algo comprensible, ya que están buenísimos; a ver si los traen pronto a España). Otros ejemplos de negocios de éxito que han surgido "de la nada" recientemente son los yogures Yeovalley y las sopas Covent Garden, ambos productos también de calidad excelente. Puede que esté equivocado, pero no se me ocurre ningún ejemplo de algo equivalente en España. La innovación en productos comestibles parece realizarse principalmente dentro de los grandes conglomerados de la industria.

También es curiosa la diferencia entre la forma de vender en España y en el Reino Unido. Cualquiera de las marcas que menciono más arriba (Innocent, Yeovalley, Covent Garden) tienen una imagen muy cuidada. Innocent incluso ha marcado tendencias con una imagen de marca y un etiquetado sencillos y desenfadados, estilo que ha sido muy imitado en los últimos años. En España, sin embargo, tenemos apego al empaquetamiento monocromo y al diseño anticuado. Mientras que empresas como Burts Chips, surgida recientemente a raíz de la explosión en el mercado de las patatas fritas "premium", venden sus productos en bolsas de aspecto moderno y diseño rompedor (y con trucos de márketing como poner en la bolsa el nombre de la persona que las fabricó), en España marcas "independientes" de patatas fritas como Vicente Vidal siguen abonadas a la imagen casposa (que, yo que sé, a lo mejor funciona). Puestos a ser cutres, me quedo con el indescriptible diseño de Frugo Sur, "La patata de la juventud".

6 comentarios:

Nacho dijo...

Impabagle la foto de las patatas.
Saludos.

El Ratón Caramelón dijo...

No nos quitamos la caspa de encima ni con mil litros de head and shoulders... Falta estudio de mercado y ganas de hacer las cosas bien.

Sirventés dijo...

En UK el branding es imprescindible, mientras que en España se utiliza imagen casposa para decir "no somos de la gran industria, somos de casa, fíjate que ni siquiera sabemos crear una marca".

Ah, y los Innocent ya están en los Mc Donalds. No tardarán en utilizarlos en todo el mundo para convencernos de que comer ahí es saludable.

J Villamota dijo...

¿Los Innocent en McDonald's? Dios mío.

Lo de ofrecer una imagen casposa no tiene por qué ser malo; como bien dices puede servir para proyectar una apariencia más natural y familiar, aunque en el caso español no creo que se haga intencionadamente.

Por cierto, relacionado con este tema me he acordado de un artículo muy interesante que leí hace tiempo en un blog explicando un misterio que me tenía estupefacto desde hacía años: por qué la publicidad de Pascual es tan increíblemente mala

Di dijo...

Pues el Choni y la Yenifer han quedado la mar de monos en la bolsa de patatas.
A mi me parecen muy auténticas.
Patatas de barrio apañó.Ole!

xiriflus dijo...

Cuanto más casposo sea el diseño, más tradicional se supone que es el producto. Esto es la teoría, pero en realidad a mi la bolsa de papas de los "chicos" me parece taaan cutre.
Muy chulo tu blog.
Volveré.
Saludos

Ah, y los envases de Innocent me encantan!!!