lunes, enero 14, 2008

Spare some change?

¡Feliz Año Nuevo atrasado! Este blog se ha tomado unas vacaciones demasiado largas y ya es hora de desempolvar un poco estas páginas. Y dado que estamos en plena cuesta de enero, que mejor tema que tratar que el del dinero.

Con la llegada del euro ha pasado algo muy triste en España: nos hemos quedado de repente sin toda ese repertorio de sinónimos coloquiales de peseta (pelas, cucas, calas, leandras...) y sus derivados (duro, talego...). Estoy seguro de que un montón de gente ingeniosa habrá inventado ya términos graciosos para referirse al euro, pero que yo sepa todavía ninguno ha pasado al dominio público.

Aunque el Reino Unido no tiene ninguna intención de entrar en el euro, también allí se ha vivido no hace tanto la experiencia de reemplazar radicalmente el sistema monetario. Hasta principios de los años setenta, el Reino Unido llevaba funcionando desde hacía más de un siglo con un complicado sistema (a veces denominado Lsd) por el cual una libra equivalía a 20 chelines (shillings) y, al mismo tiempo, a 240 peniques. Todo precio se expresaba mediante una terna de estas tres unidades: como por ejemplo £1 4s 3d. Las abreviaturas, curiosamente, provenían del latín: s de solidus y d de denarius (ambas monedas que formaban parte del sistema monetario utilizado por los romanos). El chelín, alternativamente, se representaba también mediante una barra inclinada ("/"). De este modo, 5/- significaba 5 chelines y 0 peniques. El símbolo de la libra, que es el mismo que se sigue usando, también provenía del latín: no es más que la "L" de libra con caligrafía historiada.

Pero las complicaciones no acababan aquí. No sólo la libra se subdividía de una forma tan rocambolesca, sino que también las monedas fraccionarias tenían valores bastante pintorescos. En los bolsillos de los británicos, se podían encontrar monedas de farthing (cuarto penique), half pence (medio penique), twopence, threepence, sixpence, florins (equivalentes a dos chelines), crowns y half crowns (equivalentes, respectivamente, a 30 y a 60 peniques). Muchas de estas denominaciones se llevaban acuñando desde la Edad Media, aunque su valor relativo entre unas y otras había ido variando dependiendo del peso y la cantidad de metal precioso.

El 15 de febrero de 1971 todo esto cambió. En este día, conocido como Decimal Day, el Reino Unido se alineó con la gran mayoría de naciones europeas, que desde hacía ya bastante tiempo se habían pasado a sistemas monetarios decimales. Una libra pasó a valer 100 peniques, que cambiaron de abreviatura de "d" a "p". Todas las demás monedas fraccionarias desaparecieron. Solamente el chelín y el florín sobrevivieron de forma fantasmagórica, ya que las nuevas monedas de 5 y 10 peniques, al tener exactamente el mismo valor, heredaron su formato, cambiando sólamente el diseño de la cara y de la cruz. A principios de los años 90 este último vestigio se esfumó, ya que las monedas de 5 y de 10 peniques fueron sustituidas por otras de igual diseño pero menor tamaño.

Con la decimalización se perdieron un sinnúmero de palabras coloquiales para referirse a las distintas monedas, como tanner (seis peniques) o joey (tres peniques). Bob, que anteriormente era un chelín, parece haber sobrevivido pasando a significar "libra", aunque no se usa mucho y en la actualidad el término más extendido con diferencia para referirse a esta divisa es el de quid. Otra palabra muy usada es grand, que equivale a mil libras. En lenguaje coloquial ya apenas se usa la palabra "pence", y casi todo el mundo usa pee (en español, "pi"), como en twenty pee (20p). Curiosamente, ninguna de estas palabras tiene plural: uno dice two grand (£2000) o ten quid (£10). Otras formas coloquiales muy extendidas son tenner para referirse al billete de diez libras y fiver para referirse al de cinco.

A quien no se haya aclarado mucho o le haya interesado el tema le recomiendo los enlaces de abajo, en especial el primero, donde con un tono nostálgico se describe de forma muy detallada el variopinto sistema británico predecimal y su argot asociado.

Más información:
Money Slang
Guide to British coin pre-decimal denominations
Lsd (Wikipedia en inglés)
Coins of the pound sterling (Wikipedia en inglés)

9 comentarios:

Helder G. dijo...

Excelente bitácora, excelente post. Soy su ferveroso lector, portugués.

Di dijo...

Hombreeeee...por fin! Nos tenías olvidados!!
Menos mal que el sistema monetario cambió antes de llegar nosotros aquí...que si no menudo lío!

Rebeca dijo...

Que post tan interesante. Pues si la memoria no me falla yo creo que vi shillings... Era 1991 y yo tenia trece años. Pase el verano en Sheffield pero no recuerdo si la moneda circulaba o si la llevaban en el monedo por nostalgia... Tendre que preguntarle a mi tia.. Un saludo.

siria dijo...

Asaz interesante tu money slang! un saludo majo

missing Bath dijo...

Hola,
después de varios meses curioseando por tu blog, descubriendo mil cosas, riéndome, e incluso llorando, que menos que darte las gracias y felicitarte.
dejamos el Reino Unido practicamente a la vez, aunque yo lo hize después de año y medio, y fuimos vecinitos, ya que yo estuve en Bath. No dejo de pensar en que tomé la decisión equivocada al venirme...también te pasa?
un saludo

Juan dijo...

¡Gracias a todos! Me alegra mucho tener también lectores de Portugal :).

Missing Bath, yo también me sigo cuestionando si hice bien volviéndome...

Rebeca, yo monedas de las antiguas tengo un puñado de cuando mi abuelo fue en alguna ocasión a Inglaterra por trabajo. Las que más me llamaban la atención eran las de threepence, que eran poligonales en vez de redondas. A ver si saco tiempo y subo fotos al post, que ha quedado muy desangelado.

Di dijo...

Missing Bath y Villamota...yo me quedé y también me pregunto si he hecho lo correcto. Yo creo que todo el mundo está igual independientemente de la decisión que hayamos tomado.
Como el final de "Vente a Alemania, Pepe", vamos...
Qué guay leer cositas nuevas en Parquestrit. Había perdido la costumbre.

Elsinora dijo...

Gracias por el artículo tan completo y por volver al ciberespacio.
Yo he regresado a Madrid después de 2 años en Londres y tampoco acabo de tener muy claro si era la mejor decisión. Mi calidad de vida ha mejorado, pero no sólo de eso vive uno/a.
Por cierto, a ver si podemos quedar y poner en común nuestras impresiones pronto!

missing Bath dijo...

yo cada vez estoy más perdida... sólo de pensar en que iba a todos lados con mi bici, la cantidad de parques y jardines que tenía a 2 minutos andando, el respeto que existe hacia el entorno...la calidad de vida en definitiva.
elsinora, y por supuesto Juan, cuando queráis montamos una quedada y nos rompemos la cabeza sobre los pros y contras de nuestras decisiones...
un saludo a tod@s