miércoles, abril 25, 2007

París

Torre Eiffel al atardecerHace un par de semanas aproveché los bank holidays de Semana Santa para ir de vacaciones a París. Era la primera vez que visitaba esta ciudad en condiciones; había estado ya en un par de ocasiones pero en estancias de apenas una o dos noches. Como era de esperar, la misma idea se le había ocurrido a miles de otras personas, y las aglomeraciones que encontré en sitios como el Museo del Louvre, la catedral de Notre Dame o incluso el Palacio de Versalles no las he visto en ninguna otra ciudad turística que he visitado.

Viviendo en el Reino Unido no tardas mucho en notar una curiosa obsesión de los británicos (o quizás sea algo especificamente inglés) por compararse en todo a sus vecinos del otro lado del canal. Antes no entendía mucho esta muestra de inseguridad colectiva, pero después de pasar unos días en París me he dado cuenta de que realmente los franceses tienen las ideas más claras que los británicos sobre cómo disfrutar de la vida. La gente habla maravillas de Londres: que si es vibrante, llena de cosas que hacer, cosmopolita y todo lo demás pero, aunque todo eso sea cierto, París es muchísimo más agradable para vivir. Quitando las zonas más deprimidas, cualquier manzana anónima de la ciudad cuenta con algún parque, café o plaza agradable donde refugiarte y sentirte a gusto después de un día cansado. En Londres, al contrario, el enredado trazado de calles, asfixiantemente desprovisto de avenidas o bulevares, no invita para nada a pasear. Complicados recorridos de aceras e isletas valladas constriñen al peatón, convirtiéndo el simple acto de cruzar al otro lado de un plaza en un engorro en el que habrá que esperar en tres o cuatro tandas de semáforos. En París se puede hacer vida en la calle; en Londres, la calle es un desfomentado medio de transporte para llegar al pub.

Y por supuesto, está la comida. Los británicos suelen alardear de contar con algunos de los chefs más prestigiosos del mundo, (The Fat Duck ha quedado segundo en la lista de mejores restaurantes del mundo, compilada cada año por la Restaurant Magazine), pero si abandonamos las alturas olímpicas de los chefs estrella y nos fijamos en los restaurantes y brasseries de barrio, donde la gente de a pie toma el almuerzo diariamente, el nivel de la cocina francesa es muy superior al del Reino Unido. Y lo mismo vale para España, donde nos gusta mucho alardear de nuestras tapitas y de nuestro jamoncito, pero a la hora de la verdad somos muy poco exigentes y nos conformamos con cualquier menú del día de bar cutre, o peor aún, del Vips.

París, por supuesto, también tiene su cara negativa, y podría aprender mucho de las ciudades británicas. La gente conduce fatal, avasallando al peatón. Los aseos suelen estar sucios y decrépitos. Las bebidas son carísimas: por un café con leche te pueden soplar hasta 5 euros en las terrazas más céntricas. Y muchos más defectos que se me pasan por alto: afortunadamente, en una estancia de una semana de vacaciones uno no suele toparse con los aspectos negativos menos evidentes de la vida diaria en ese país.

En cualquiera de los casos, me he vuelto con una imagen muy positiva de la capital de Francia. Por si a alguien le interesa, he colgado de flickr algunas de las fotos que he tomado en París: (enlace)

5 comentarios:

El Ratón Caramelón dijo...

A mi Londres me gusta mucho, es bastante menos acogedora que París, pero me gusta más.

Este verano me voy a Paris para una boda, espero tener un par de días para verla tranquilamente (aunque creo que no).

Anónimo dijo...

Hola,
Te he ido leyendo desde hace bastantes meses porque tu estilo me parece divertido y ameno y lo que has ido contando del Reino Unido muy interesante. Espero que la distancia no mate este blog poco a poco y que sigamos disfrutando de él al menos una temporada larga. Buena suerte en los madriles.
Saludos de una madrileña en la ciudad condal.

Anónimo dijo...

Vaya, lo he enviado en la entrada equivocada. Ejem...

Di dijo...

Yo creo que los franceses viven mucho mejor que los ingleses o los españoles, pero se quejan mucho más, por lo que en el fondo, aquí se está mucho mejor.
Paradojas de la vida

Rebeca dijo...

Bonjour Juan,

Que ganas de mudarse a Paris! La verdad que aqui (Edimburgo) se puede pasear mejor por la calle que en Londres(ademas tenemos un casco antiguo que quita el hipo). De todas maneras el tema comida y clima, como en Inglaterra la verdad. Por cierto, has notado que al menos ahora los pubs tienen terrazas desde lo de la ley antitabaco?? Aqui las sacan muy temprano en el año y las dejan hasta casi noviembre! (aunque te tengas que tomar la pinta con anorak).

Si no fuera tan cara la vida en Paris... Yo incluso me he llegado a plantear la possibilidad de mudarme al sur de Francia aunque mi profe de frances me ha dicho que no es tan facil encontrar curro de profe. Oh, well.. So many places to live, so little time.

Por cierto, las fotos estan chulisimas, del tipo lamina que me colgaria en casa en lugar de poner un poster cutre-de-Ikea-que-todo-el-mundo-ya-tiene. Las de la torre Eiffel me han sorprendido. Son inusuales y me ha gustado poder verla en detalle. Asi vista tan de cerca, incluso parece fragil.

Salutations,
Rebe

PS Estoy de acuerdo con Di. Los franceses son unos quejicas!! Aunque eso si, bastante mas educados que los españoles (al menos en mi experiencia).