martes, enero 16, 2007

Nada es gratis en el Reino Unido

Hay un número de los geniales Faemino y Cansado en el que estos dos cómicos expresan su extrañeza por la costumbre en las fruterías de regalar el perejil a sus clientes, y alaban el "romanticismo" de los propietarios de las "plantaciones" de perejil al producir gratis esta mercancía:
¿¿Eehh?? ¿Gratis? ¿¿GRATIS?? O sea, que tu tienes un campo acojonantemente fértil heredao de tu abuelo, o similar, y en vez de plantar cosas nutritivas y que te den dinerito, ¿plantas perejil? Tu estás romántico o gilipollas, ¿o qué te pasa? (enlace)
De esto siempre me acuerdo cada vez que voy al supermercado de compras. Allí, el perejil no sólo no lo regalan sino que sale bastante caro, a unos 80 peniques la bolsa (también lo venden en bandejas, un buen ejemplo de esta fiebre empaquetadora de la que hablaba hace unas semanas).

Y es que en el Reino Unido nada es gratis. Es algo que he recordado hoy al ir al zapatero remendón del barrio (vocabulario: cobbler). Les llevaba un cinturón, regalo de Reyes, que me quedaba grande para que le hiciesen dos agujeros extra. No ha tardado más que diez minutos en hacerlo, y cuando he ido a recogerlo y le he preguntado cuánto era, ha vacilado y me ha respondido "una libra". Ha sido evidente que el tipo ha improvisado la tarifa, posiblemente porque su hoja de precios no contempla trabajos tan sencillos.

En España, posiblemente, no me habrían cobrado nada. Cuando vas a una tienda a que te hagan un arreglo muy simple, es (o era hasta hace poco) muy habitual que no te pidan nada de dinero. He ido innumerables veces a relojeros, guarnicioneros u ópticos a que me ajustaran la correa de reloj, me remacharan un botón o me apretaran los tornillos de unas gafas, y siempre me ha salido gratis. Incluso en la Tienda Lomo de Madrid, recientemente, la encargada tuvo la amabilidad de reponer gratis unos tornillos que se habían caído de mi LC-A (algo que es bastante habitual, por cierto). Este tipo de gentilezas son muy de agradecer.

11 comentarios:

Nacho dijo...

Hacer estas pequeñas cosas gratis es una estrategia de marketing. Saben que si haces estas pequeñas reparaciones, o regalas perejil, el día que necesites hacer otras cosas más importantes acudirás a ellos. es una forma de fidelizar al cliente por medio del servicio.
La verdad, da gusto ir a la óptica a que te regulen las patillas de las gafas o te pongan ese tornillo que se te ha caído. Gracias a eso llevo yendo a Ópticas San Gabino toda la vida.
Saludos.

J Villamota dijo...

Es posible, aunque la mayoría de las veces no he sentido ningún interés comercial detrás. En Ópticas San Gabino seguramente sí sea política de empresa pero en las tiendas pequeñas no creo que sea más que simple amabilidad.

Di dijo...

Je je...a mi lo que me extraña es que te hayan cobrado una libra en vez de cinco.

borja dijo...

Pues a mí me han arreglado el tornillo de las gafas sin cobrarme nada un par de veces, aunque el otro día entré en una óptica y vi claramente un cartelito que informaba de lo que cobraban por esos arreglos menores como ajustar las gafas o reponer el plástico que se apoya en la nariz (¿cómo demonios se llana, por cierto?)

javi dijo...

En Túnez no te dejaban ir a mear sin pedirte dinero, por hacerte una foto con alguien, por mirarle, por todo vamos.... y no es que se mueran de hambre. Simplemente te ven como una huncha andante.

Paulita dijo...

Pues yo tengo la experiencia contraria: Hace poco tuve que ir al zapatero del Clifton Shop Center a que me arreglara los tacones de unas botas, aprovechando el viaje decidi cambiar la correa de un reloj y las pilas de otros dos. Me cobraron una pasta gansa por la correa y las pilas, pero el arreglo me salio de gratis, y que quieres que te diga? Me parecio de lo mas normal del mundo...

Besitoss

velocista dijo...

Aquí en Barcelona funcionan bastante a la inglesa. De hecho casi más a la rusa, porque en un 80% de los casos ni te dan el perejil ni te sonríen.

Nacho dijo...

Claro que es amabilidad, pero dice un refrán que siembra y recogerás. Si eres amable con los posibles clientes, el día que necesiten algo será más fácil que se acuerden de tí. Le llevarás a ese zapatero que te hizo el agujero del cinturón los zaptatos a arreglar, o a esa óptica a comprarte gafas nueva porque sbes que luego si tienes un pequeño problema te lo arreglan.
Saludos.

Di dijo...

Bueno...es verdad.En realidad si que hay muchas cosas que no pagamos y en otros sitios si que pagan.

Aquí los baños son gratis y suelen estar limpios y tener papel.

Las bolsas de plástico de los supermercados son gratis..en Francia te hacen pagar por ellas.

Muchas veces te llaman del banco, de la letting agency o del college, incluso a moviles, o te mandan cosas por correo de manera gratuita.

Cuando vas a hacer una entrevista, te pagan los gastos del viaje.

Los formularios para hacer papeleo son gratis, me suena que en españa se paga algo por ellos en los estancos.

Los cubos de basura y cajas de reciclaje individuales te los envia el council gratuitamente.Siempre me ha sorprendido.

Sara dijo...

A mí todos los cinturones me quedan grandes, por los que los tengo que llevar a hacer agujeros extra y nunca me han cobrado por eso. Pero es cierto, estos ingleses son así de rácanos.

Saludos

Edu_argie dijo...

pues aca en Argentina, pais muy distinto del Reino Unido tenia entendido, tambien pagas por el perejil en el super y pagas por arreglos sencillos en opticas, relojerias, etc, etc, salvo que seas un cliente habitual, o sea que sepas el nombre del que te atienda y el sepa el tuyo
(el perejil te lo regalan en las verdulerias siempre que hayas comprado no menos de 3 cosillas)