martes, septiembre 13, 2005

Last Night of the Proms

El sábado pasado fue the Last Night of The Proms, uno de los acontecimientos anuales más típicamente británicos, aunque poco conocido fuera del país. The Proms es un festival de música clásica (el más grande del mundo, según dicen) que se celebra todos los veranos en Londres, principalmente en el Royal Albert Hall. El concierto de la última noche, sin embargo, desborda el ámbito de la música clásica para convertirse en un multitudinario acontecimiento de cultura popular de tono festivo, retransmitido en directo por la BBC. El programa suele consistir en piezas musicales más populares y conocidas por el gran público, pero lo más llamativo es el tramo final del concierto, en el que la orquesta interpreta una serie de temas patrióticos de resonancias imperiales como Jerusalem y Rule Britannia, que son coreados por el público en medio de una apoteósis de banderas británicas y globos.

Todos los años por estas fechas se reaviva el debate de si el carácter nacionalista del último recital de los Proms es adecuado para el Reino Unido post-imperial del siglo XXI. De hecho, la Last Night of the Proms suele ser vilificada como paradigma de patrioterismo casposo y hortera por muchos comentaristas de la izquierda, quienes se sienten incómodos con la glorificación del pasado imperial de la nación.

El otro día puse un poco por la tele y no me pareció un espectáculo tan siniestro, aunque sí tremebundamente hortera. Este año, además, quizás para acallar las críticas, había no sólo banderas británicas sino de otros países del mundo y hasta europeas.

Más información: The Proms (BBC), The Proms (Wikipedia en inglés)

1 comentario:

Xesús Fraga dijo...

Ácabo de verlo gracias a UKnova y me lo he pasado bastante bien. Andreas Scholl y John Williams estuvieron magníficos y, en lo popular, hasta da cierta envidia ver a tante gente disfrutando tanto con música clásica. Los pitos, las bocinas, y las banderas, bueno, vi también de la Unión Europea, de Brasil y hasta una de Palestina. Y 61.000 libras recaudadas para obras sociales musicales... es otra dimension.