jueves, julio 17, 2008

Clear as mud

El otro día llegó a mis manos una carta de admisión de la UNED. Después de un par de párrafos informando de plazos de matrícula y procedimientos, concluía con el siguiente párrafo:

Contra esta Resolución, que agota la vía administrativa, podrá interponer potestativamente recurso de reposición ante este Rectorado en el plazo de un mes, o recurso contencioso-administrativo ante el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo en el plazo de dos meses (...).
¿Lo qué? Que levante la mano el que haya entendido una palabra. Estoy seguro de que al menos nueve de cada diez personas que lean este texto no tendrán ni idea de lo que quiere decir. Estoy hablando de un tema que ya mencioné de paso en una de mis entradas recientes: lo incomprensible que suele ser el lenguaje empleado por las entidades públicas para comunicarse con el ciudadano. Muy a menudo, la información disponible al ciudadano en folletos o en Internet suele ser un simple copiapega de la legislación. No se hace ningún esfuerzo por expresarse de una forma accesible a todo tipo de audiencias, y estoy seguro de que esto perjudica especialmente a quienes tienen un nivel educativo más bajo o simplemente han venido de fuera y aún no dominan nuestro idioma.

En el Reino Unido no suele ser así. Desde luego, hay muchos lugares donde el inglés que utilizan es de lo más rebuscado, pero por lo general cuando alguna organización pública o privada se dirige a ti el estilo suele ser razonablemente comprensible. De hecho, en este país hay incluso una organización con bastante solera cuyo objetivo es promover el lenguaje llano en la comunicación con el gran público. Se trata de la Plain English Campaign, y su logotipo de un diamante aparece en no pocos formularios y folletos de entidades públicas y privadas. En su sitio web se puede encontrar un documento muy interesante que da directrices sobre cómo escribir en inglés llano. Muchas recomendaciones aluden a la gramática o a las particularidades de este idioma, pero la gran mayoría son extensibles a otras lenguas como el español: escribir con frases cortas, evitar la voz pasiva, utilizar la primera y la segunda persona, etc.

Más información:
Plain English Campaign

3 comentarios:

alegret dijo...

No se si es porque me dedico al Derecho, pero no me parece tan difícil de entender el párrafo que comentas.
Entiendo que el lenguaje del Derecho -tan críptico en ocasiones- debe simplificarse. Pero a veces no es tan sencillo: ¿qué sinónimo utilizamos para "reposición" o "apelación". Ya sé que puede ser complicado, más es muy importante la precisión y ésta en ocasiones no es compatible con un lenguaje coloquial.

Di dijo...

Hum no se, Alegret...si te pones en el lugar de un extranjero con un nivel de español alto, crees que lo entenderías?.

Juan dijo...

Hola Alegret,

No me cabe duda de que, en efecto, el que no te resulte difícil de entender es porque te dedicas al derecho.

La precisión no hay que llevarla al extremo; cuando uno compra un televisor no espera encontrarse en el manual una explicación de su funcionamiento a partir de las ecuaciones electromagnéticas de Maxwell.